Programa "Ríos Vivos"

 

Los ríos y sus riberas constituyen uno de los ecosistemas más importantes de la naturaleza por su biodiversidad, y que, al mismo tiempo, resultan más frágiles. La importancia de su conservación ha chocado de pleno con la sobreexplotación de sus recursos, dando como resultado que la mitad de los ríos españoles presenten algún nivel de degradación. Tratando de poner fin a esta situación, el área de medioambiente de Obra Social Caja Madrid busca recuperar estos entornos a través del programa "Ríos Vivos". 

La puesta en marcha de este programa busca mejorar los hábitats naturales de tramos concretos de diferentes ríos españoles, facilitando la conservación y restauración de los ecosistemas que les rodean mediante la creación de sendas accesibles para potenciar y regular su uso social. 

Esta iniciativa se inaugura con la actuación en la margen derecha del río Henares a su paso por el municipio madrileño de Alcalá. Un área declarada Lugar de Interés Comunitario (LIC) y uno de los parajes fluviales más hermosos y de mayor valor medioambiental de la Comunidad de Madrid, la cual, actualmente, sufre cierto nivel de deterioro, con presencia de escombros, zonas deforestadas y accesos deficientes. 

Primer paso: Recuperar el Henares 
El programa "Ríos Vivos" inicia su andadura con el proyecto en el río Henares, que comenzó el pasado mes de abril con la firma del convenio entre el Ayuntamiento de Alcalá, la Comunidad de Madrid y Obra Social Caja Madrid. La recuperación de la ribera del río Henares cuenta con 330.000 euros de inversión y una duración de nueve meses. Entre las actividades planificadas se engloban una serie de actuaciones de mejora, estructuradas en cuatro fases: 

1. Limpieza y retirada de residuos y escombros. 

2. Recuperación de la cubierta vegetal: Consistirá en el desarrollo de varias acciones como aumentar la continuidad de la vegetación a lo largo de la ribera, mejorar el estado ecológico de la vegetación existente y aumentar la biodiversidad introduciendo especies vegetales autóctonas. 

3. Mejora y adecuación de la senda actual: Ampliación y mejora de los caminos existentes, creando "sendas ecológicas" que permitan un acceso fácil y cómodo y al mismo tiempo protejan la cobertura vegetal, al limitar el tránsito humano a las zonas delimitadas. 

4. Señalización: Instalación de carteles interpretativos sobre las características del medio. 


Rehabilitar un entorno natural sin transformarlo 
La ribera del río Henares es una zona de alto valor ecológico y paisajístico gracias a la diversidad de su fauna y flora. Entre las especies vegetales que la habitan destacan el olmo, el álamo blanco, el fresno o el espino albar. La fauna es igualmente diversa, siendo fácil encontrar mariposas, anfibios y pequeños mamíferos, destacando la riqueza, variedad e importancia de su avifauna. 

Por ello, a la hora de rehabilitar un entorno natural como el Henares hay que guiarse por unas pautas medioambientales que causen el mínimo impacto posible, como establecer una adecuada planificación de las obras, para minimizar riesgos, y contar con un equipo cualificado que se encargue de la elaboración del proyecto y de la ejecución de las obras. 

Las actuaciones en el río Henares se centrarán en rehabilitar los ecosistemas vegetales ribereños, excluyendo actuaciones sobre el cauce del río o sus aguas. Las labores de reforestación se adaptarán a los ciclos naturales y se realizarán sólo con especies autóctonas, si bien la flora alóctona no será eliminada para no alterar la existencia de ecosistemas de interés. Las podas serán las mínimas imprescindibles, respetando los elementos vegetales singulares. 

En los trabajos de recuperación de la ribera sólo se empleará maquinaria de pequeñas dimensiones y herramientas manuales. No se accederá a la margen del < para evitar la erosión, ni se harán vertidos en las aguas del río. 
 

Volver